por DPArquitectura 30 de junio, 2021 Proyectos comentarios Bookmark and Share
< Volver

"La progresiva apertura de fronteras como consecuencia de la vuelta a la normalidad ha provocado un cambio de perfil del comprador de vivienda de lujo en Madrid", aseguran desde Barnes. Mientras que durante la pandemia la demanda nacional fue protagonista absoluta, acaparando el 80% de las operaciones de compraventa y con un presupuesto más ajustado, de entre 500.000 euros a un millón, el peso del comprador internacional ya ha alcanzado el 40% a pocos días de finalizar el primer semestre del año. Latinoamericanos, asiáticos y estadounidenses lideran el retorno del comprador e inversor internacional a la capital de España.

Barnes informa de que como consecuencia de las buenas perspectivas económicas que ofrece la vacuna y la vuelta de capital extranjero, en esta primera parte del año se ha producido la recuperación de un mercado en el que ya se ha registrado un incremento de precios del 3% interanual hasta junio, situando el precio medio de la vivienda de lujo en los 6.700 €/m2 en inmuebles de segunda mano y en los 9.300 €/m2 en la obra nueva. En Recoletos y en la zona de Los Jerónimos algunas viviendas de obra nueva alcanzan los 14.000 €/m2.

En cuanto a las características más solicitadas de estos inmuebles, éstas han seguido siendo viviendas de aproximadamente 150 m2, 3 habitaciones, 2 baños y zonas exteriores ubicadas en los distritos de Salamanca, Chamberí, Retiro y Centro, las zonas más cotizadas de la capital y con mejores conexiones y servicios.

En el mercado de alquiler las zonas céntricas también son las más demandadas por el segmento del alquiler de lujo, una tendencia que tomó forma durante la pandemia por su versatilidad y seguridad que seguirá siendo tendencia en 2021. En este sentido, la demanda ve en el alquiler una forma más accesible y menos arriesgada de acceder al mercado inmobiliario. Además, la apertura de fronteras está incrementando de manera notable el número de operaciones de alquiler de lujo a altos ejecutivos y digital nomads. Así pues, según las previsiones de BARNES Madrid, el precio del alquiler ya ha alcanzado la cota de los 3.150 euros al mes en pisos de 150 m2 y hasta los 7.350 euros al mes en chalés de 350 m2.

“El comprador nacional ha sido el que ha mantenido la actividad en el mercado inmobiliario madrileño, pero la demanda internacional tiene un peso muy destacado en la alta gama, especialmente en el mercado de superlujo, por encima de los 3 millones de euros. Este tipo de producto, si bien no abunda en la ciudad, no encuentra apenas demanda en el comprador nacional, siendo los extranjeros los que mayoritariamente acaban invirtiendo en obra nueva prime o chalés en zonas algo más periféricas”, afirma Eduardo Crisenti, socio director de Barnes Madrid.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus