por DPArquitectura 23 de octubre, 2020 Detalles comentarios Bookmark and Share
< Volver

Scrigno ha presentado en forma renovada el premarco Gold, que transforma la puerta corredera tradicional en una solución empotrada.

Gold cuenta con una guía de deslizamiento y un carro rediseñados y predispuestos para la instalación del amortiguador, capaz de ralentizar la puerta al abrir y al cerrar. Disponible en dos versiones, Doble Freno garantiza tanto el deslizamiento como el cierre amortiguado de los paneles de la puerta con un peso máximo de 30 kg o 50 kg, reduciendo al mínimo la fuerza necesaria para permitir el desbloqueo del sistema de retención al cerrar.

Presenta 4 ruedas en teflón, cada una dotada de un cojinete de bolas con protecciones para conseguir el mayor deslizamiento con el mínimo esfuerzo. La presencia de ruedas que sobresalen con respecto al cuerpo de acero permite, además, una reducción significativa del juego lateral que, junto a la reducción del juego vertical, aseguran un deslizamiento siempre rectilíneo.

Otro signo distintivo es la estructura del armazón, cuyos costados modulares permiten absorber las dilataciones debidas a la unión de materiales distintos, como el cemento y el acero, y que presentan un grecado vertical con forma de “cola de golondrina”.

Esa estructura asegura rigidez e impide que se despegue el revoco, sostenido por una red especial colocada en el perímetro del armazón en los puntos de unión con la pared, para proteger de los riesgos de resquebrajamiento del revoque.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus