por DPArquitectura 7 de diciembre, 2020 Arquitectura comentarios Bookmark and Share
< Volver

Las mallas metálicas de Codina que se pueden emplear tanto en espacios interiores, como sobre todo en fachadas exteriores, ahora también se fabrican en cobre. Además, al ser un material 100% reciclable al final de su vida útil, podrán incorporar a sus proyectos una solución arquitectónica que contribuirá a reducir su impacto ambiental.

El cobre es un material que proporciona una excelente resistencia a la corrosión. Al combinarse casi de forma natural con otros materiales como madera, ladrillo y vidrio, resulta una opción idónea para su empleo en la construcción de envolventes de edificios nueva construcción o los ya existentes.

Uno de los primeros edificios donde se ha instalado este nuevo modelo de envolvente metálica en cobre es el que ocupan las nuevas oficinas de la constructora Market Építő en Budapest (Hungría). La nueva sede de la empresa húngara ocupa 5.500 metros cuadrados de superficie. La envolvente del edificio destaca por emplear sobre todo vidrio y una gran malla metálica de cobre natural de 1.630 m2 construida con el modelo EIFFEL 40100 de Codina Architectural. La solución en fachada no solamente crea un acabado estético al conjunto desde el exterior, sino que contribuye a filtrar la luz solar directa para aportar confort a los usuarios de las instalaciones.

Malla Arquitectónica EIFFEL 40100

Espiras laminadas unidas entre sí por una varilla ondulada o recta.
Material: Puede fabricarse en acero inoxidable, aluminio o cobre.
Peso: 4,7 kg para acero; 1,9 kg para aluminio; 5,4 kg para cobre.
Superficie libre: 58%.
Ancho máximo: 8 m.
Acabados: según el material, el acabado puede ser natural, chorreado, esmerilado, pintado, anodizado, lacado o gravado.

Tags:
Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus