por DPArquitectura 2 de noviembre, 2020 Detalles comentarios Bookmark and Share
< Volver

Las molduras de escayola son una alternativa para adaptarse al estilo que se desea conseguir, sin renunciar a la elegancia. Una de las principales ventajas de las molduras de escayola es que no sirven únicamente de elemento decorativo.

Sirven, además, para:

Separar espacios: las molduras de escayola son ideales para ofrecer dos ambientes distintos en una misma habitación; estas se sitúan en el techo y permiten separar, por ejemplo, la zona del comedor de la de cocinar. Además, se puede apostar por distintas tonalidades de colores y garantizar esa división, sin necesidad de disponer de una pared.
Espacios pequeños: en las estancias pequeñas son muy útiles las molduras de escayola, ya que permiten aprovechar al máximo los metros cuadrados y crear distintos ambientes en una sola pared; además, permiten mantener el equilibrio y no saturar el espacio.
Favorece la iluminación: las molduras de escayola se utilizan tradicionalmente para unir el techo y las lámparas; en la actualidad, son muy habituales para la iluminación led, ya que se pueden integrar y crear diseños sorprendentes en paredes, techos y medias alturas.
Mayor riqueza de espacio: no se necesitan más que unas pocas molduras para crear paredes sorprendentes, con motivos geométricos y diseñar distintas opciones para otorgar a la estancia una mayor profundidad.
Combinan con cualquier estilo: al contar con distintos diseños y formas, las molduras de escayola se pueden adaptar a la estética de cualquier estancia, desde las más clásicas hasta las más modernas. En la actualidad, lo más habitual es encontrar estas opciones como elemento decorativo, con líneas finas y depuradas, para crear un diseño moderno y minimalista.

Otras alternativas para utilizar las molduras de escayola:

Si en una casa tienes zócalos, se les puedes dar más protagonismo con la superposición de molduras de escayola; además, si se pinta de blanco, con las puertas de la misma tonalidad, se puede conseguir una estética más moderna y más luminosa.

Por otro lado, es posible apostar por las molduras de colores fuertes, contrarrestando con la tonalidad clara de la pared, haciendo que resalte esta zona y consiguiendo que destaque cualquier imagen o cuadro que se ponga en ese muro; si no se desea que el contraste sea muy drástico, lo mejor es que se suba un par de tonos el color de la pared.

Una de las opciones más habituales es pintar las molduras de escayola de negro y apostar por las paredes claras, en blanco o en color pastel; también es muy recomendable apostar por el oro, consiguiendo una moldura espectacular y llamativa y rompiendo con la monocronía de tu habitación.

 

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus