por DPArquitectura 11 de noviembre, 2019 Proyectos comentarios Bookmark and Share
< Volver

ABB ha instalado una solución de mantenimiento predictivo inteligente para las fuentes de alimentación que suministran energía de manera ininterrumpida al edificio Burj Khalifa. El servicio puede reducir un 30% los costes operativos mediante el uso de datos de sensores obtenidos en tiempo real y la monitorización del estado, que sustituyen el trabajo rutinario.

Gracias al uso del Sistema de control de distribución eléctrica (Edcs) ABB Ability, el equipo de gestión de las instalaciones de la torre puede monitorizar de manera remota el suministro de alimentación de cada una de las 400 cargas eléctricas en el emplazamiento, entre las que se incluyen los 57 ascensores y un sistema de climatización de 24 MW. El acceso es remoto, se pulsa un botón en un smartphone, tableta u ordenador que permite a los empleados gestionar activos clave en tiempo real.

Loay Dajani, director comercial principal en la división de electrificación en ABB, afirma, “nuestra solución proporciona a los disyuntores en aire existentes, una actualización digital con los dispositivos ABB Ekip Up "plug & play". Estas unidades conectan directamente los disyuntores actualizados con el Sistema de control de distribución eléctrica”.

El proyecto proporciona a los directores y equipos de servicio datos en tiempo real sobre energía, potencia, temperatura, corriente, tensión, armónicos y calidad de la energía, además de protecciones de seguridad adicionales. Algoritmos basados en la nube utilizan los datos recibidos de las unidades digitales para evaluar las necesidades de mantenimiento y proporcionar advertencias anticipadas sobre cualquier posible fallo.

También, ofrece funciones de gestión energética para instalaciones que requieren estrategias de control más sencillas para requisitos de carga dinámica. La gestión se integrará en el sistema de suministro eléctrico del edificio en el futuro.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus