Publicidad Publicidad

Noticias y actualidad sobre empresas de arquitectura

Sustitución de tejas clásicas por paneles de cubierta que imitan la antigua teja árabe

por DPArquitectura 2 de agosto, 2018 Detalles comentarios Bookmark and Share
< Volver

En el complejo industrial de Can Illa, en Barcelona, las tejas clásicas se han substituido por los paneles de cubierta Isodomus de Isopan que imitan la antigua teja árabe. Así, se consigue la renovación de la cubierta y la mejora de sus prestaciones, pero conservando las peculiaridades arquitectónicas del edificio.

Dentro del complejo industrial de Can Illa, en el barrio barcelonés de Poblenou, se organizan las naves en varias plantas y luego en diferentes espacios diáfanos de hasta 4 m de altura, con grandes ventanales que permiten la entrada de luz natural. Can Illa ha pasado por varias fases de rehabilitación, la última de ellas en unas de las naves que linda con la calle Bolivia.

Además de restaurar completamente la fachada e incorporar nuevos cerramientos que permiten un mejor aislamiento térmico y acústico, se ha cambiado completamente la cubierta. Las tejas clásicas se han substituido por los paneles de cubierta Isodomus de Isopan que imitan la antigua teja árabe. Con ello se consigue la renovación de la cubierta y la mejora de sus prestaciones, pero conservando las peculiaridades arquitectónicas del edificio, haciendo que la intervención sea prácticamente imperceptible. En el interior de las naves, el aspecto del  techo es completamente blanco, permitiendo una mayor claridad en la estancia.

Isodomus es un panel sándwich aislante para cubiertas de edificios residenciales o industriales integrados en un contexto urbano. Se fabrica con espuma de poliuretano y con doble revestimiento metálico en acero galvanizado o aluminio. Está disponible en paneles de diversas longitudes, desde 2.100 hasta 13.300 mm, y el espesor de la capa aislante puede ser de 30 a 100 mm. Esto permite aportar en mayor o menor medida el aislamiento térmico y acústico según las necesidades del proyecto. La fijación es vista y la junta continua se ha diseñado para impedir infiltraciones de agua y aire, y reducir la presencia de puentes térmicos.

Can Illa es un complejo que ocupa la totalidad de una manzana del Eixample barcelonés y que conserva además de la fachada, una chimenea industrial de más de 30 m de altura, una torre campanario, patios y calles interiores, así como puentes que comunican los diferentes cuerpos del recinto.

Publicidad

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus