por InfoConstrucción 15 de abril, 2014 Soluciones comentarios Bookmark and Share
< Volver

Gracias a la aplicación del riego por capilaridad, se ha creado un nuevo sistema que reduce las cargas estructurales de la cubierta y abre nuevas posibilidades arquitectónicas.

Es posible conseguir una cubierta ajardinada estructuralmente ligera y con durabilidad asegurada. La solución que la empresa Zinco, Cubiertas Ecológicas, denomina Pradera Floral incorpora un mecanismo de riego de capilaridad que reduce considerablemente las cargas estructurales.

Una cubierta de césped, por ejemplo, es factible con sólo 10 cm de espesor de sustrato. El sistema combina un elemento de drenaje con tuberías de goteo insertadas en muescas preparadas a tal efecto en la placa de drenaje y una manta de capilaridad.

El riego localizado rellena los huecos de la placa drenante llegando hasta el substrato y la vegetación por capilaridad gracias a los flecos de la manta. Apto para cubiertas planas y cubiertas con pendientes de hasta 5° –incluso en cubiertas invertidas–, con este sistema se reduce de forma considerable el consumo de agua, no sólo gracias al riego por goteo, sino también porque apenas hay evaporación en superficie, ni pérdidas por el viento.

Además, todos los elementos quedan ocultos, por lo que el aspecto final de la cubierta es perfecto.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus