Empresas Premium

por DPArquitectura 16 de diciembre, 2021 Detalles comentarios Bookmark and Share
< Volver

El nuevo edificio Instituto de Investigación del Vall de Hebrón, VHIR, es uno de los primeros en empezar la transformación “hacia el nuevo concepto de ciudad investigación del recinto hospitalario que fue diseñado por los arquitectos BAAS Arquitectura y Espinet / Ubach"aseguran desde el estudio.

 

El proyecto, que resultó ganador por concurso en 2017, renovará la ciudad de Barcelona con un gran parque urbano que convivirá con los edificios hospitalarios e introducirá nuevas plazas y jardines, más conexiones entre los barrios colindantes, una nueva salida de metro y la eliminación de gran parte del tráfico y congestión viaria.

Un proyecto que transforma el hospital y el barrio de Vall de Hebrón

La propuesta arquitectónica del nuevo recinto del Vall de Hebrón contempla cuatro estrategias principales: mejorar la accesibilidad del recinto, eliminar el tráfico rodado de vehículos, construir una nueva puerta de acceso al recinto y ganar un gran parque para la ciudad.

El proyecto propone esponjar el recinto derrocando el máximo de edificaciones posibles y devolverle así su condición de parque natural con tres nuevos edificios integrados en la montaña: en medio, un nuevo edificio de recepción con una nueva salida de metro que conectará los edificios de maternidad, trauma y general; a media levantada, el edificio por farmacia, urgencias y logística; y finalmente, a la parte superior, el nuevo edificio de investigación VHIR.

imagen será la de un gran parque que conectará el barrio de Montbau con Santo Genís de los Agudells, mejorando la accesibilidad del recinto y estela la distancia suficiente entre edificios para dar cabida en un gran bosque mediterráneo. De este modo, la ciudad de Barcelona no solo ganará mejores servicios médicos, también consigue más espacios verdes, vegetación y disminución del tráfico, en un espacio de más de 125.000 metros cuadrados en el cual cada día se mueven más de 50.000 personas.

Para las comunicaciones entre edificios, se creará un nuevo eje de acceso vertical mediante unas escalas mecánicas. El nuevo eje permitiría llegar desde el nivel de la acera de la Ronda de Arriba hasta la cota más alta del recinto de manera cómoda. Esta rambla de escalas mecánicas funcionará como eje vertebrador por donde pasarán paseos planos y horizontales a diferentes niveles que atraviesan el recinto y lo conectan con los vecinos del entorno, haciendo más fácil el paso entre los barrios de Montbau y Santo Genís, que actualmente están limitados por los muros del hospital.

La propuesta de ordenación transforma profundamente la topografía del campus y del barrio. La estrategia para la mejora del patrimonio paisajístico pasará por una renovación total de su aspecto, poniendo en valor la nueva vegetación tanto por su composición botánica como, sobre todo, por la ordenación que se le dará, con un claro carácter cultural y mediterráneo.

El nuevo edificio de investigación VHIR

El centro de investigación VHIR será un nuevo edificio singular, que acontecerá una referencia a nivel arquitectónico y médico, con unas instalaciones que permitirán a los investigadores seguir haciendo una investigación líder en un gran espacio diseñado para compartir conocimiento y experiencias, impulsar sinergias entre diferentes grupos y aumentar la transversalidad. Basado en una arquitectura mediterránea que aprovecha los elementos propios de esta, este nuevo edificio dedicado a la investigación quiere ser un polo de atracción por los investigadores y un instrumento que ayude a captar el talento a través de la confianza que generará la nueva arquitectura.

El edificio tendrá 17.000 m², pero se concibe como un plano que genera un salto en la topografía de cuatro plantas. No tiene volumen y, por lo tanto, no se percibe como un edificio, sino que se empotra en la topografía de la montaña, sin añadir más ruido al entorno.

El VHIR acogerá 400 investigadores, con una fachada que será a la vez una gran terraza, permiten que los investigadores la utilicen para sus encuentros y recorridos. A esta terraza se abren todos los laboratorios y espacios de trabajo que de este modo harán más transparente la tarea de los investigadores. Tres grandes patios inundarán de luz natural los laboratorios y la cubierta del edificio será también un jardín abierto a todo el mundo, rematado con un gran balcón al paisaje.

La arquitectura permite una relación óptima con el medio en el cual se inserta, aprovechando la inercia térmica del terreno, la cubierta vegetal, la protección de las terrazas y el microclima de los patios, en un edificio luminoso y mediterráneo que obtendrá el certificado Leed Gold de máxima eficiencia energética.

Publicidad
Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus