Empresas Premium

por DPArquitectura 29 de octubre, 2021 Detalles comentarios Bookmark and Share
< Volver

El proceso de secado de la parroquia de San Juan Bautista de Grañón en La Rioja mediante el sistema Biodry ha finalizado con éxito, acabando con los problemas de humedad por capilaridad.

La totalidad de la estructura y cerramientos se veían afectados visiblemente por la humedad ascendente por capilaridad proveniente del terreno, que se manifestaba en forma de daños en sillares y en la aparición de gran cantidad de sales.

El daño de la superficie de las paredes se debía principalmente a la presión mecánica causada por las sales de cristalización, que estaban destruyendo los materiales del muro en un proceso de desgaste y deterioro continuo e incrementado en el tiempo. Agravado por el tipo de roca porosa y granulosa, vulnerable a las heladas y a los ciclos de variaciones de humedad.

Humedad relativa en el aire

Se detectaba un exceso de humedad ambiental por encima de lo recomendable para la correcta conservación de las obras de arte y bienes muebles. Esto estaba directamente relacionado con la humedad por capilaridad, ya que toda la que ascendía a través del pavimento de piedra y sobre todo de muros y pilares estaba evaporándose al interior y exterior. La evaporaba al interior aumentó en más de un 15-20 % la humedad relativa del aire, poniendo en peligro la correcta conservación de las obras del museo y la propia construcción y tejido estructural.

Intervención con el sistema de deshidratación Biodry

“Para la eliminación permanente y definitiva del problema de humedad ascendente se instalaron dos dispositivos Biodry el 11 de diciembre del 2018. Esta solución se ocupará permanentemente del problema de la humedad ascendente en el conjunto global de la estructura de un modo no invasivo ni destructivo para la mampostería”, aseguran desde la empresa.

El sistema de deshidratación de mampostería Biodry “es lo último en desarrollo de tecnología de secado de muros”, dicen. El corazón del sistema es un pequeño dispositivo (24x12x6cm) que se instala por profesionales certificados Biodry en una pared de la planta baja o en el sótano. 

Mediciones ponderadas a través de extracciones de muestras internas

El contenido de humedad de las paredes fue monitoreado de cerca durante el proceso de deshidratación utilizando el método gravimétrico, el método de medición más preciso y fiable del mercado, avalado bajo la normativa europea UNI 11085:2003.

Mediciones en profundidad de la humedad en el interior de los muros monitoreados:

Altura mínima y máxima de la humedad capilar:

En la instalación: 10 cm. / 150 cm.

En el primer control: 10 cm. / 75 cm.

En el segundo control: 0 cm. / 0 cm.

Cantidad mínima y máxima de la humedad presente dentro de las paredes:

En la instalación: 3,25 % / 16,25%.

En el primer control: 1,97 % / 6,33%.

En el segundo control: 1,50 % / 3,51%.

Conclusiones

“Dar una solución efectiva y definitiva a un problema de estas dimensiones en este edificio de sillería construido entre los siglos XV y XVIII y de gran valor histórico, hubiera sido impensable sin el desarrollo e investigación de la ciencia”, explican desde Biodry. Los muestreos fueron realizados siguiendo las directrices de la normativa europea UNI 11085:2003, monitoreando la disminución progresiva de la humedad presente en el interior de los muros. “Los resultados obtenidos son extraordinarios y muy satisfactorios, logrando unos valores inmejorables por ningún otro sistema del mercado”, se felicitan.

Publicidad
Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus