por DPArquitectura 12 de diciembre, 2017 Detalles comentarios Bookmark and Share
< Volver

Un monumental y elegante mostrador realizado en la piedra acrílica Hi-Macs protagoniza la recepción del hotel. El parador inaugurado recientemente se emplaza en el casco antiguo de Lérida, concretamente, está ubicado en el antiguo convento de los dominicos del Roser. El estudio de arquitectura y decoración Cidon Interior Design & Contract ha sido el encargado de la rehabilitación de este edificio que data del siglo XVII para convertirlo en un hotel mágico donde revivir el pasado con el diseño más actual.

El edificio se divide en dos partes claramente diferenciadas: la iglesia y el claustro. La iglesia ha sido restaurada para convertirse en el restaurante del hotel y el claustro, situado en el centro de todo, se ha transformado en el hall, el cual está rodeado de las 53 habitaciones con las que cuenta el Parador.

Para la decoración, el equipo de Cidon se ha inspirado en el estilo de vida y el arte de los monasterios y conventos españoles de los siglos XVI y XVII, buscando la creación de un concepto estético `Estilo Monacal Renovado´. Fusionando así el pasado con piezas de diseño contemporáneas, como es el caso del mostrador de la entrada: una pieza monumental realizada en Hi-Macs, un material de piedra acrílica de última generación.

Al tratarse de un Parador en el norte, optaron por colores neutros y elementos que aporten calidez a los espacios como mantas de caballo en tonos marrones y blancos, alfombras en tonos beiges o elementos naturales como grandes árboles que otorgan calma, frescura y elegancia a cada una de las estancias desde la recepción hasta las habitaciones, pasando por el hall y el restaurante.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus