por DPArquitectura 2 de octubre, 2017 Detalles comentarios Bookmark and Share
< Volver

Estas tecnologías han permitido mejorar la eficiencia y previsión de demanda, facilitando la labor de muchas empresas del sector de la construcción para reactivar su peso en la economía.

La analítica avanzada y el Big data están contribuyendo a que las grandes inmobiliarias puedan optimizar la construcción y venta de viviendas. Gracias  a estas técnicas se puede llegar a acelerar y reducir a casi la mitad el ciclo del negocio de promotoras e inmobiliarias desde el lanzamiento de promociones hasta la entrega de la vivienda al pasar de 2 años a 16 meses, lo que indica una mejora del 41,6%.

Las mejoras en la detección del grado de demanda de cada zona, así como el acierto en la configuración de las viviendas en función de la demanda y de la segmentación de públicos por diferentes variables (poder adquisitivo, edad, estado civil, cercanía, etc.) son algunos de los principales beneficios que están obteniendo las promotoras. Así, muchos constructores pueden combinar oferta y demanda vendiendo sobre plano de una manera más eficaz.

El Big Data también favorece a la construcción permitiendo que mejore sus procesos y diseñe sistemas que desarrollan un modelado predictivo en tiempo real, lo que supone mejora destacable en ingresos y márgenes.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus