por DPArquitectura 17 de septiembre, 2015 Obras comentarios Bookmark and Share
< Volver

El arquitecto belga Gunther Herrijgers, del estudio Architectengroep A4, fue elegido Neolith para diseñar un hospital que respondiera a una estrategia de atención médica global, adaptada a las necesidades de hoy en día. Neolith se planteó como la mejor opción para su construcción, al tratarse de un material altamente resistente.

“Para conseguir el rejuvenecimiento estético del hospital, la clave estaba en dar respuesta a las cuestiones planteadas por la Junta”, aseguran desde la empresa. "¿Cómo nos vemos el día de mañana? o ¿qué necesidades tendremos en el futuro?", fueron algunas de las preguntas, a las cuales Herrijgers respondió: "con un diseño de líneas limpias, una estructura sólida e integrada, y una fuerte resistencia en los núcleos del edificio."

Neolith se planteó como la mejor opción para su construcción, al tratarse de un material altamente resistente. Su mínimo espesor, su fácil y rápido montaje y en general, el bajo mantenimiento de esta superficie compacta sinterizada, fueron las principales características técnicas por las que Hernijgers se decantó por Neolith.

Para este proyecto, StrongFix fue la solución de fijación escogida. Un sistema de perfilería oculto mixto que además de garantizar una estética impecable, permite la fácil extracción y reemplazo del material cada vez que sea necesario. Respecto a los modelos utilizados en el edificio, se escogió la combinación de colores como Phedra y la gama de los Basaltos de la colección Fusion de Neolith, dando carácter y singularidad a los 15.000 m2 de espacio diseñados.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus