por DPArquitectura 10 de septiembre, 2021 Arquitectura comentarios Bookmark and Share
< Volver

Rekker apuesta por el mobiliario del modelo Bakea. En él, todos los elementos están "pensados para conseguir una estancia de estética suave y acogedora" donde se demuestra que la funcionalidad no está reñida con la calidez. Un espacio cargado de reminiscencias coloniales y cuidados matices que son todo un placer para los sentidos.

Los muebles del modelo Bakea están realizados en madera de roble lacada a poro abierto. Gracias a esta técnica, la madera conserva su veta natural otorgándole un toque rústico que se percibe tanto de forma visual como con el tacto. Los tiradores están integrados en las propias molduras. La encimera, elaborada en porcelánico con acabado marmóreo, convive a la perfección sobre los muebles consiguiendo una agradable estética natural. 

"Conscientes de la importancia de maximizar los espacios en la cocina, se reduce al mínimo la altura del zócalo, lo que permite incrementar la capacidad de almacenaje de todo el mobiliario", afirman. 

Asimismo, el interior de los armarios, cajones y gavetas pueden personalizarse con una gran variedad de accesorios. Un ejemplo es la práctica bandeja con rejilla elaborada en madera que es ideal para cortar pan de manera cómoda y limpia gracias a su compartimento para recoger las migas. 

El mueble despensero está realizado íntegramente en madera de roble y dispone en la parte inferior de dos gaveteros cuyo tirador encastrado está acabado en cobre. Un armario funcional a la vez que armónico con el resto del mobiliario. 


Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus