por DPArquitectura 26 de mayo, 2021 Arquitectura comentarios Bookmark and Share
< Volver

Tres presenta un grifo electrónico de lavabo dos en uno: sirve para enjabonarse y para lavarse las manos a través del mismo caño del grifo. Disponible en dos diseños distintos, estos grifos son soluciones higiénicas que eliminan totalmente el contacto en las superficies del baño.

En lugares públicos (y cada vez más en ámbitos domésticos) es fundamental mantener el espacio limpio y reducir el contacto con las superficies. La activación por movimiento permite usar el grifo sin tener contacto con la pieza, lo cual lo convierte en totalmente higiénico porque ayuda a mantenerlo limpio de huellas o salpicaduras de agua y evita la posible transmisión de gérmenes o enfermedades.

Tres presenta un grifo electrónico de lavabo dos en uno: sirve para enjabonarse y para lavarse las manos a través del mismo caño del grifo.

Su funcionamiento es tan sencillo como pasar la mano sin tocar para activar sus distintas funciones. Cuando el sensor detecta la presencia de una mano en el lateral del caño, el dispensador se encarga de proporcionar la cantidad de jabón precisa. Una vez enjabonado, colocando las manos debajo del caño se activa el sensor frontal para accionar la salida de agua.

Disponible en dos diseños distintos, estos grifos son auténticas soluciones higiénicas que eliminan totalmente el contacto en las superficies del baño.

Instalación fácil y segura

El espacio de instalación necesario es como el de cualquier grifo convencional, y las conexiones eléctricas no son nada complicadas y se explican en el manual de instrucciones del producto. El depósito de jabón también queda escondido por completo. Tiene capacidad de 1,8 litros, y simplemente accionando un botón, lo liberamos para rellenarlo fácilmente con cualquier jabón líquido de una viscosidad de 100-3500 cp., el tipo de jabón que podemos encontrar en la mayoría de establecimientos.

El grifo funciona a través de la alimentación eléctrica y con pilas, que garantizan una vida de 500.000 ciclos. De este modo, si falla la corriente, el grifo podrá continuar funcionando. En caso de que el sensor quede activado sin presencia de nadie, al cabo de 60 segundos el grifo se apaga para no consumir más agua de la cuenta; y en caso de fallo eléctrico, se cierra automáticamente.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus