por DPArquitectura 11 de mayo, 2020 Arquitectura comentarios Bookmark and Share
< Volver

"Ahora más que nunca los baños de edificios públicos con alta frecuencia de usuarios deberán reunir unas exigencias particulares", afirman desde Geberit. De ahí que la empresa proponga una solución que pasa, entre otras cosas, por cisternas y grifos sin contacto.

En un contexto como el actual, la firma suiza apuesta por el baño contactless con soluciones prácticas e higiénicas para lugares con elevada rotación de público, como las que ofrecen los pulsadores contactless Sigma10 y Sigma80, que activan la descarga de agua del inodoro de forma automática.

Este sistema fiable, que añade un plus de higiene a un momento sensible como el paso por el baño, se activa sin contacto cuando el usuario se aleja o cuando acerca la mano al sensor infrarrojo incorporado y está disponible también para la gama de urinarios Geberit Preda y Selva.

Del mismo modo, otras soluciones tecnológicas como los grifos inteligentes Geberit Piave o Geberit Brenta, que también se activan automáticamente al detectar la presencia del usuario e incluso producen su propia electricidad, se configuran como otras de las propuestas más prácticas. Se trata de grifos sobre encimera o murales que, aparte de un diseño atractivo, ofrecen más espacio para lavarse las manos, facilitan la limpieza y mejoran la higiene en comparación con las soluciones estándar convencionales.

 

Y es que, más allá de esta situación excepcional, los baños públicos deben cumplir una serie de requisitos como un diseño que facilite el mantenimiento y la higiene de la instalación, que garantice la fiabilidad del funcionamiento diario y que evite daños causados por mala manipulación o actos de vandalismo. También el ahorro en el consumo de agua y electricidad representa un papel importante tanto en la instalación como en el uso diario.

Tags:
Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus