por DPArquitectura 3 de abril, 2018 Proyectos comentarios Bookmark and Share
< Volver

El ITeC cumple su 40 aniversario coincidiendo con un momento de cambios en el sector de la construcción. Son unos cambios muy relacionados con la innovación, la sostenibilidad y los flujos de información, “que son precisamente los vectores que han movido su actividad desde su creación en 1978, alrededor de los cuales se ha podido consolidar como una institución de referencia”, aseguran desde el Instituto. Constituida como una fundación sin ánimo de lucro, actualmente su patronato aglutina desde colegios profesionales hasta administraciones, universidades y entidades empresariales.

El ITeC se encuentra inmerso actualmente en una apuesta decidida por la digitalización y la innovación tecnológica como herramienta de transformación del sector. “Es la destilación de la extensa tarea de creación de nuevos instrumentos para cubrir necesidades reales del sector llevada a cabo a lo largo de estos años, durante los cuales ha publicado más de 600 libros, ha organizado las primeras jornadas de rehabilitación en España en 1983, los primeros censos de empresas del sector en los años ochenta o los protocolos de diagnóstico y reparación de patologías constructivas en los años noventa”, dicen.

Entre todas estas aportaciones al sector, la más utilizada es el Banco Estructurado de Datos de Elementos Constructivos (BEDEC), creado en 1983 y que actualmente es el recurso digital especializado en construcción con más visitas del país. Contiene casi un millón de elementos constructivos de los que se puede consultar su coste, sus condiciones de puesta en obra, la normativa que les afecta y su impacto ambiental. Actualmente también incorpora una biblioteca de objetos BIM.

A su vez, el banco BEDEC es una de las piezas de la metodología TCQ de gestión del proceso constructivo. Fue diseñada para minimizar los riesgos en las obras olímpicas de Barcelona 1992, donde los parámetros de tiempo, coste y calidad fueron críticos. Partiendo de aquella base, ha ido completándose hasta abarcar no solo las fases de proyecto y ejecución propiamente dichas, sino también lo que pasa antes y después, ya sea la estimación de costes, la comparación de ofertas, el mantenimiento o el coste ambiental.

La huella que los edificios o las infraestructuras dejan en el ambiente es un concepto que ha ido madurando en los últimos años, y el ITeC no se ha limitado a ser un mero observador. Desde el año 2004 el banco BEDEC ha proporcionado la información de base para que los proyectistas pudiesen prever qué cantidad y qué tipo de residuos se producirán en cada proyecto y así poder planificar su gestión, además de cuánta energía y emisiones generan las soluciones constructivas que han elegido. Pero el sector tendrá que comprometerse aún más y entrar de lleno en el eco-diseño. Para facilitar este nuevo paso, el ITeC puso en marcha en 2016 un portal específico de información ambiental de productos y sistemas, con más parámetros útiles ya no solo para el proyecto, sino para el análisis del ciclo de vida.

A lo largo de su historia, el ITeC ha tenido siempre una clara vocación europea. En 1990 entró a formar parte de Euroconstruct, un grupo dedicado al análisis económico del sector de la construcción que hace seguimiento y previsiones del mercado europeo. 

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus