por DPArquitectura 6 de junio, 2016 Proyectos comentarios Bookmark and Share
< Volver

La madera termotratada recubre la fachada del edificio público con una superficie de 1600 m². El consistorio decidió recuperar la Plaça del Mercat, Para ello decidieron rediseñar un espacio público, apostando por una plaza cubierta con fachada abierta que permitiese la entrada de luz.

El estudio Manrique Planas Arquitectes y la arquitecta Àgata Vila Fonolleda, que han realizado este proyecto municipal, han recubierto un total de 1600 m² de fachada, de una altura de entre 5,5 y 8 metros, con tablones de madera de pino y abeto termotratada, específica para espacios exteriores.

Los responsables del proyecto no dudaron en elegir la madera, para lograr un estilo ecléctico entre pasado y presente y un paisaje visual que conectase el exterior con el interior del edificio. Para no cargar en exceso el edificio precisaban un material ligero, que a la vez fuese sostenible y la madera termotratada de Lunawood,  con 400 kg/m3 y proveniente de bosques certificados PEFC, supuso una solución estética viable a la hora de la ejecución del proyecto de rehabilitación.

Gracias a un tratamiento térmico, no tóxico, se reduce en un 50% la tendencia natural de la madera a doblarse, hincharse o encogerse a causa de la humedad. Estas propiedades lo convierten en un material muy útil para uso exterior y ofrecen una elevada resistencia a los xilófagos.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus